Cuando la libertad de expresión no es igual para todos

Mercedes Sanchez RedondoPublicaciones y Artículos2 Comments

                                                     

La democracia es imperfecta como todas las creaciones humanas.

El baremo para medir esta imperfección depende, obviamente, del cristal con el que el observador lo mire.

Que un rapero que, entre otras afirmaciones artísticas, habló mal de la monarquía (con la que está cayendo en la Casa Real), termine en prisión, es una cuestión que atañe al funcionamiento de los poderes públicos.

Que un grupo de nazis se junte, en tiempos de pandemia, para exaltar a una unidad militar española que combatió a favor de Hitler, justificando de paso el genocidio, también debería ser un tema que atañería a los poderes públicos.

La forma de actuar ante uno de estos asuntos ya la hemos visto, ahora habrá que esperar que no tarden en hacerlo en el otro caso… siempre para defender las leyes democráticas.

Mientras, la Judicatura vuelve a condenar al chófer del vehículo que se saltó las normas de tráfico para beneficio y bajo las órdenes de su pasajero, su jefe.

Los sistemas políticos generan cuerpos legales e instituciones profesionales encaminados a su mantenimiento en el tiempo; sin duda estos están funcionando a la perfección en nuestro país.

Un país en el que unos punkis son golpeados solo por su pinta.

Un país en el que el convencimiento de la  impunidad policial  lleva a agredir a niñas a elementos de paisano.

El monopolio de la violencia una vez más, no me extraña que los Freak Brothers tuvieran gato, siempre decían cuando les preguntaban porqué no tenían perro: “¿has visto alguna vez un gato policía?

Un país en el que, hoy en día, se sigue pudiendo insultar la memoria de los represaliados del franquismo… impunemente, pero no a la de otras víctimas de la violencia.

Y todo esto con los “nuestros” en el Ejecutivo.

Yo me preguntó ante esta situación: ¿para cuándo la prometida derogación de la “ley mordaza” que puede llevar a varios antifascistas en la cárcel durante 6 años gracias a un claro montaje? ¿Y la derogación de la Reforma Laboral? ¿Y la aplicación institucional de auténticas políticas efectivas de Memoria?, y no nos digan que no es el momento, la pandemia no impide legislar.

Se nos pasa la Legislatura.

Me gustaría creer que sí, a esta sociedad, se le hubiera educado en lo que de verdad significó el fascismo para nuestro país, la imagen de esa niña de camisa azul diciendo barbaridades hubiera sido mucho más difícil conseguirla.

Recordemos la frase de Voltaire que serviría de base para uno de los preceptos de la Declaración de los Derechos del Hombre: “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”.

Ésta máxima no se puede restringir y usar solo en un sentido.

La libertad de expresión, aunque sea en gran medida monopolio de quiénes poseen los medios de comunicación, no puede ser univoca.

Si se persigue a los exaltadores del terrorismo, también se ha de perseguir a quienes justifican el Holocausto y defienden la represión franquista.

Si decir que el asesinato de Carrero Blanco allanó el camino a la democracia en este país es delito; afirmar que las Trece Rosas eran violadoras y asesinas, y que Franco fusiló “por amor”, también debería serlo.

Es decir que la libertad de expresión no se puede categorizar por quien la use, o es igual para todos o no será real.

Mientras tengamos fallos evidentes como los que se manifiestan de continuo en nuestra sociedad en materia de derechos fundamentales, estará justificado que se diga que no estamos en una “democracia plena”.

“La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”.

Nunca esta frase ha sido mejor utilizada.

                                                                                              Enrique Gómez Arnas

                                                                                                  Presidente ARMHA

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

2 Comments on “Cuando la libertad de expresión no es igual para todos”

  1. Que haya que escribir cosas como estas, ya es bastante triste.

    El Gobierno que tenemos es un reflejo de la Sociedad. Para los que lo tenemos tan claro no nos podemos creer que la gente “pase” tanto de estos temas. Tener conocimiento te hacer más libre pero también sufres más.

    Confiemos en que la parte del Gobierno más sensible, sea capaz de hacer ver lo importante de desmontar todas estas leyes (en minúscula) tan perniciosas para toda la Sociedad, o por lo menos de una gran parte de la misma.

  2. Suscribo esta opinión, pero no todos los miembros de gobierno son de los nuestros. Estamos en una democracia sí, pero no plena y sí mejorable. Espero que no se nos pase la legislatura, en disquisiciones de si galgos o podencos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *