UN OBSERVATORIO MEMORIALISTA. LA DIGNIDAD LO EXIGE

mercedesPublicaciones y Artículos3 Comments

La necesidad de un observatorio sobre las cuestiones de la Memoria Histórica en nuestro país me parece tan obvia, que sería importante, por parte de las asociaciones memorialistas, hacer un esfuerzo para instaurarlo.

El franquismo sociológico sigue vivo en el seno de nuestra sociedad.

Nunca ha habido una crítica sería institucionalizada sobre el trauma qué, para nuestra sociedad, supuso la Guerra Civil y el franquismo.

Otros países pasaron por situaciones históricas parecidas, pero en casi todos los casos afrontaron las consecuencias de forma conjunta la totalidad de la sociedad.

En aquellos países en los que no se hizo, el trauma histórico sigue manifestándose en nuestros días, es el caso que nos ocupa y que nos debería además, preocupar, por las consecuencias qué para el futuro de nuestra democracia, acarrea esta situación.

El desapego a determinados símbolos, que ni la democracia ha conseguido “blanquear” para toda la ciudadanía; el discurso de bandos, que sigue vivo y que cada vez es más preocupante.

No aceptar que lo que pasó es algo que debe enseñarse y revisarse, para poder superarlo, sigue marcando un rumbo incierto para nuestra convivencia.

Que un instituto armado que lleva 175 años en el seno de nuestra sociedad, siga utilizando los nombres de auténticos criminales golpistas, al lado de abnegados rescatadores y víctimas del terrorismo muertos en servicio, para homenajearlos sin hacer ninguna clase de distinción entre ellos, no dice nada bueno de la asunción del pasado y la democratización hecha por este cuerpo.

Algo se ha hecho rematadamente mal.

Que el Ayuntamiento haya creado un órgano para discutir si se cumple o no una ley autonómica vigente, tampoco dice nada bueno de esta institución.

Que partidos democráticos de la derecha sigan manteniendo medallas placas y privilegios honoríficos al dictador y sus adláteres, en contra, de nuevo, de ésta flamante ley es indignante, porque no debería hacer falta ninguna ley para acabar con ignominias como éstas.

¿Porque nos llenamos la boca de insultos y el espíritu de ira cuando creemos que se está haciendo la más mínima loa al terrorismo, y no nos pasa lo mismo cuando estos homenajes se dedican a una dictadura sangrienta, que comenzó con una guerra, miles de asesinatos, una represión brutal, siguió con una absoluta falta de libertades y que acabó con más fusilamientos, como había comenzado?

Sí, hemos asumido con una naturalidad pasmosa un pasado reciente qué, deberíamos entender, no atañe solo a una parte de la sociedad, sino a toda ella.

El empeño por cerrar heridas no es algo que se consiga por decreto, ni por ser el espíritu de una transición, (por lo demás y como mínimo bastante incompleta); se consigue con voluntad política, no con parches erráticos; se consigue mediante un consenso estatal (pues la guerra llego a todo el país); se consigue con la educación en escuelas, institutos y universidades; se consigue con más democracia, tanto en los partidos como en la sociedad.

Mientras no nos convenzamos todos de que este empeño es fundamental para nuestro futuro, los errores del pasado volverán a aparecer. Los fantasmas están saliendo del armario porque nunca lo supimos encerrar bien bajo las siete llaves de la concordia y de la buena convivencia.

Es pues, la Memoria Histórica, un movimiento que no quiere agitar espantajos del pasado, es la conciencia en una sociedad qué, por no haber hecho las paces con su pasado, no es consciente de que la herida que tiene su alma seguirá supurando. Mientras la seguimos negando esa herida ha creado una infección que la amnesia no curará.

Los jóvenes de hoy en día ya no saben quién era Franco, y conviene no olvidarse de los opresores del pasado para reconocerlos cuando quieran volver en el futuro.

Intentaremos hablar de las cuestiones cotidianas que salpican todos los ámbitos de nuestra sociedad desde un observatorio memorialista que intente poner las cosas en su sitio de la manera más justa posible.

Es un parche, una venda para una enfermedad que hubiera necesitado de cirugía.

Pero el sentido la Justicia de una buena parte de nuestra ciudadanía se alimentará, aunque sea mínimamente, con estas pildorillas que pueden ser contrapunto a los comentarios y noticias que no deben quedar sin respuesta.

No hemos de callar.

La democracia no es un privilegio otorgado, es un régimen de libertades políticas que costó mucho restituir en nuestro país, y aunque solo sea en memoria de quienes sufrieron y murieron para hacerlo posible, las palabras no nos van a faltar.

Seguiremos en la brecha.

Enrique Gómez Arnas

Presidente ARMHA

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

3 Comments on “UN OBSERVATORIO MEMORIALISTA. LA DIGNIDAD LO EXIGE”

  1. … Los cuerpos del recinto funerario del Valle de los Caídos fueron robados sin consentimiento, y a menudo sin conocimiento de quien correspondía. Los hombres que trabajaron en su construcción eran, en pleno siglo XX, presos utilizados como esclavos. ¿Alguien quiere más criminalidad y más monstruosidad que estas? ¿No es suficiente con esta exhibición sostenida de maldad encarnizada para que un lugar como este, y lo que representa, merezcan la reprobación general? No debe haber suficiente, ni mucho menos, porque todavía son muchos los que lo reivindican con orgullo como un modelo a seguir y como el referente de unos valores a preservar y enaltecer. El misterio de la estupidez humana es tan insondable como el de su capacidad para hacer el mal.

    Mención aparte merecen los benedictinos, y la Iglesia española, y el concordato con el estado español, que han bendecido la atrocidad del Valle de los Caídos, y han permitido que el signo de la cruz fuera escarnecido tanto tiempo, con esta cruzota de 150 metros de altura que parece querer ofender a Dios mismo a las alturas. Una gran falta en la piedad cristiana la de no respetar a los difuntos, aunque no nos debe sorprender de una Iglesia que, hace sólo 80 años, bendecía armas y pelotones de ejecución, y nunca ha pedido perdón por ello. Es cierto, como dice la historiadora Queralt Solé, que esta nueva ley de memoria democrática representa una alegría: pero inevitablemente, una alegría amarga.
    (Sebastián Alzamora – los muertos del Valle de los Caídos)

    Responder

  2. NO LE LLAMEIS GUERRA CIVIL. NO HUBO DOS BANDOS, HUBO UN BANDO QUE QUISO ACABAR CON LA DEMOCRACIA.
    NO HEMOS DE CAER EN LA MENTIRA DE LOS DOS BANDOS, DE GUERRA CIVIL, DE GUERRA ENTRE HERMANOS…
    Sí, esos mismos que salen con la bandera de España, cuando se manifiestan contra el matrimonio homosexual, contra los derechos y libertades de las mujeres a decidir, son los que dan a entender que España es Una, es Grande y es Libre, sí, esos xenófobos y machistas a los que nunca veo defendiendo con la bandera, ni a la cultura ni a la sanidad.
    Son los mismos ideológicamente que hace 80 años dieron un golpe de Estado, que metieron en la cárcel, reprimieron, fusilaron y asesinaron, consiguiendo que España sea el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos y de muertos por el genocidio que supuso aquel golpe de estado a la democracia durante la II República.
    No hemos de olvidar a las miles de mujeres represaliadas, a los más de 30.000 bebés desaparecidos, a los más de 190.000 fusilados acabada la guerra, a los más de 114.000 desaparecidos que hay que sacar de las cunetas.
    Ellos han conseguido crear un relato para engañarnos y hasta han conseguido que hablemos de guerra civil, de bandos, de guerra entre hermanos y no es cierto.

    No hubo una contienda, lo que hubo fue un golpe de Estado antesala de una feroz represión y de 40 años de dictadura, no hemos de caer en la mentira de los dos bandos, pues ningún Estado democrático puede igualar a los asesinos con sus víctimas, pues no es lo mismo el torturador que el torturado, no es lo mismo la cultura y la educación que la violencia y el terror, no es lo mismo un dictador golpista que aquellos que fueron los legítimos defensores de la democracia y del orden constitucional.

    Es una vergüenza que un país pueda llamarse democrático con tantos miles de muertos en las cunetas, y que no haya sido capaz de anular los juicios sumarísimos durante la dictadura, sin garantías ni respeto a los derechos humanos.

    Por ello hemos de denunciar a esa prensa que es correa de transmisión de propaganda confundiendo a la población, creando un relato del odio y del miedo, por eso estoy preocupado.
    https://salamancartvaldia.es/not/195922/levantate-brava/
    ……………………………………….

    NI FUE GUERRA NI FUE CIVIL.
    …no fue una Guerra Civil. Fue un Golpe militar (irónicamente, a los militares que no se sublevaron, se les juzgaría posteriormente por un “delito de rebelión militar” (!)). Fue un golpe contra un gobierno legítimo, que sólo culminó con éxito tres años después, gracias, crucialmente, a la vergonzosa invasión de nuestro territorio por tropas de una serie de países, entre ellos, y fundamentalmente, los gobernados por Hitler y Mussolini.
    http://www3.uah.es/saguado/Espanainvadida.pdf

  3. ¿Porque nos llenamos la boca de insultos y el espíritu de ira cuando creemos que se está haciendo la más mínima loa al terrorismo, y no nos pasa lo mismo cuando estos homenajes se dedican a una dictadura sangrienta, que comenzó con una guerra, miles de asesinatos, una represión brutal, siguió con una absoluta falta de libertades y que acabó con más fusilamientos, como había comenzado?

    Es esto tan evidente, tan obvio, de una lógica tan aplastante, que duele tener que repetirlo. Pero hay que hacerlo siempre, una y otra vez, sin rendirse nunca, hasta convencer a quienes todavía no lo aceptan. Gracias, Enrique, por hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *