Un largo silencio

mercedesBibliotecaLeave a Comment

Las memorias de Francisco Gallardo

Francisco Gallardo Sarmiento, Miguel Gallardo

El esqueleto de Un largo silencio es un texto de poco más de 30 páginas escrito por Francisco Gallardo, padre del dibujante, en el que narra su infancia, su juventud y su participación en la Guerra Civil. Ese texto viene acompañado de otra veintena larga de páginas dibujadas por su hijo, Miguel, donde se ahonda en algunas de las vivencias narradas en el texto, dotándolas del tono dramático del que las palabras del padre carecen. Porque, si por algo se caracteriza esta historia que en cierto modo bebe de Maus y anticipa El arte de volar, es por el desapasionamiento y la naturalidad con la que el padre, en primera persona, relata situaciones en las que estuvo a punto de perder la vida. Un tono que, lejos de dar como resultado una narración fría y distante, acerca al lector a los hechos gracias a la enorme sinceridad que desprende. Tal vez la clave esté precisamente en ese largo silencio, en esos 36 años en los que, bajo el régimen franquista, el padre no se atrevió o no quiso contar su historia. Tiempo suficiente para sopesar los hechos, para hacer balance y para adquirir conocimiento del alma humana. Francisco Gallardo estuvo en el bando republicano porque simpatizaba con aquellas ideas, sí, pero sobre todo porque era lo que le tocaba. En su relato no carga en ningún momento las tintas contra el bando nacional ni lo pinta más cruel o inhumano que el republicano. Como suele decirse, en todas partes cuecen habas, y al final lo que importa es precisamente en casa de quién hay habas que cocer y en casa de quién no. Prácticamente el único momento en el que Francisco hace evidente su desencanto y frustración es aquel en el que, tras la guerra, solicita ayuda a una señoritinga a la que él ayudó previamente y encuentra como única respuesta la altanería y la indiferencia: “en aquel momento comprendí que la clase a la que yo pertenecía era la de los fantasmas y las sombras y con ellos me volví”. Y allí se quedó hasta que su hijo Miguel lo arrastró de nuevo hasta la luz pública con su libro.

D1-U1

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *