Zaragoza sigue eliminando vestigios franquistas.

mercedesD.C. Zaragoza, Noticias3 Comments

Este pasado viernes, el Ayuntamiento de Zaragoza, En aplicación de la Ley de 52/200, de 26 de Diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, denominada “Ley de la Memoria Histórica”, de la Ley 14/2018, de 8 de noviembre, de Memoria Democrática de Aragón y de la Ordenanza Municipal para Identificación y Rotulación de Vías y Fincas Urbanas y a propuesta de D. Fernando Rivarés Esco, a aprobado el cambio de nomenclatura de cuatro calles de la ciudad.

Rigoberto Domenech Valls, más conocida como Arzobispo Domenech, arzobispo de Zaragoza durante la época de mayor represión franquista, pasará a llevar el nombre del filósofo, poeta y político Emilio Gastón Sanz, recientemente fallecido. Primer Justicia de Aragón despúes de la restauración de la democracia (1987-1993), creador de la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, APUDEPA.

Mariano Horno Liria, último alcalde franquista. por Blanca Catalán de Ocón, nacida en Calatayud, se convirtió en la primera botánica de España. Descubrió especies nuevas para la ciencia de su tiempo.

La plaza Miguel Merido Pinedo, alcalde de la ciudad entre 1976 y 1979, se denominará a partir de ahora Pilar Ponzán Vidal, maestra oscense que tuvo que exiliarse tras la Guerra Civil.

Juan José Rivas, alcalde de Zaragoza entre 1939 y 1941, se cambia a calle María África Ibarra y Oroz, doctora en Filosofía y Letras y “esencial en la Universidad democrática”.

http://www.zaragoza.es/ciudad/noticias/detalle_Noticia?id=228786

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

3 Comments on “Zaragoza sigue eliminando vestigios franquistas.”

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Mercedes. Soy una vecina afectada por el tema ya que vivo en una de las calles que va a cambiar de nombre y estoy encantada de que así sea ,a pesar de los posibles inconvenientes que pueda haber. Es impensable que en el siglo XXI quede el menor vestigio de la época franquista y mucho menos de cualquier indicio de ensalzar y elogiar a quienes la promovieron y apoyaron. Ninguna democracia que se precie lo consentiría. La ley es para cumplirla y la Ley de Memoria Histórica también.

  2. Lo que no sabe la gente es que detrás de los cambios de de placas y nombre de las calles hay un negocio.

    1. De verdad crees que el cambio de nomenclatura de una calle se debe al negocio??, una placa cuesta como mucho 100 euros, no crees que el motivo sera que un señor que su unica virtud fue ser alcalde en epoca franquista, o ser rector de la universidad encargado de la depuración del ministerio, o ser capellan en la División Azul, no se merecen el reconocimiento de tener una calle??. El edificio Kasan cambio tres veces de nombre de calle, y no supuso ningun trauma, cuando se construyo era Avda. Los Pirineos, luego se denomino Paco Martinez Soria y por fin ha quedado como María Zambrano. Supuso un leve inconveniente para los vecinos, y fueron tres veces. En Alemania es inconcebible que ninguna calle lleven el nombre de personajes realcionados con el fascismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *