Vandalismo en el monumento a las 13 rosas

mercedesNoticias2 Comments

Parece que a los que se les llena la boca diciendo que hay que cerrar heridas y pasar página, les molesta todo tipo de reconocimiento a los luctuosos hechos de la guerra civil, perpretados por el ejercito golpista.

El 25 de septiembre de 2016, el ayuntamiento de Zaragoza inauguró una glorieta, en el Parque José Antonio Labordeta, con los nombres de Las Trece Rosas.

Ejercitemos la memoria, las 13 rosas fueron un grupo de mujeres, la más joven 18 años la más mayor 29 años, que fueron asesinadas por el régimen franquista al finalizar la guerra, el 5 de agosto de 1939.

  • Carmen Barrero Aguado (20 años, modista). Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más, 4 menores que ella. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.
  • Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al abandonado frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (lo que estaba prohibido). Se conservan algunas de las cartas originales que escribió a su novio y a su familia desde la prisión.
  • Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). La mayor de las trece. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de derechas. Fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) dieciséis años después. La carta aún se conserva.
  • Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al PCE y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue nombrada secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE en ocho sectores de Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.
  • Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Nacida en Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Se afilió a las JSU por las instalaciones deportivas que presentaban a finales de 1937 donde se ocupó de la monitorización de estas. Pronto se empleó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Fue detenida en mayo de 1939 siendo denunciada por un compañero de su “novio”. La detuvieron cosiendo en su casa. Dijo antes de morir : “Que mi nombre no se borre en la historia“.
  • Adelina García Casillas (19 años, activista). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que solo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.
  • Elena Gil Olaya (20 años, activista). Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.
  • Virtudes González García (18 años, modista). Amiga de María del Carmen Cuesta (15 años, perteneciente a las JSU y superviviente de la prisión de Ventas). En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo (se dice) tortura.
  • Ana López Gallego (21 años, modista). Nacida en La Carolina, Jaén. Militante de las JSU. Fue secretaria del radio de Chamartín durante la Guerra. Su novio, que también era comunista, le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo, pero no fue llevada a la cárcel de Ventas hasta el 6 de junio. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó: «¿Es que a mí no me matan?».
  • Joaquina López Laffite (23 años, secretaria). En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. Fue denunciada por Severino Rodríguez (número dos en las JSU). La detuvieron el 18 de abril de 1939 en su casa, junto a sus hermanos. La llevaron a un chalet. La acusaron de ser comunista, pero ignoraban el cargo que ostentaba. Joaquina reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.
  • Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.
  • Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartín de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.
  • Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastra). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aún a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.

El 8 de diciembre de 2017, se produjó el primer acto vandálico, tres de las placas amanecieron arrancadas y tiradas en el suelo. Las de Victoria Muñoz García, de 18 años; Pilar Bueno Ibáñez, de 27 años, y Martina Barroso García, de 24 años.

El 2 de abril de 2018, una de las placas volvio a ser arrancada, y aunque se colocó provisionalmente sujetandola con piedras pero desapareció.

Y ha vuelto a suceder, el 22 de mayo han  desparecido dos de ellas, pertenecientes a Carmen Barrero y Martina Barroso, situadas en la esquina izquierda del monumento.

¿Porque les molesta?, ¿Quiza tengan conciencia y les recuerda lo que nunca debio suceder?. No creo que sea ese el motivo, como dijo una vez nuestro querido Labordeta en el congreso de los ditupados, “les fastidia que vengamos aqui las gentes que hemos estado torurados por la dictadura a poder hablar, eso es lo que les jode a ustedes”

 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

2 Comments on “Vandalismo en el monumento a las 13 rosas”

  1. Se precisa de educación cívica y respeto para quienes nos dieron su esfuerzo y su vida.
    Convocad una concentración ciudadana para defender su recuerdo.
    Salud.

  2. Que decir de una gente que asesinaron a más civiles desarmados TRAS LA GUERRA que muertos de los dos bandos durante esta. Solo recordar que somos, tras Camboya, el pais del mundo con más desaparecidos tras el golpe de estado del 36 (insisto en que no fue una guerra civil)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *