Noguera de Albarracín, represión y muerte

mercedesExhumaciones y Fosas, Sierra de AlbarracínLeave a Comment

La fosa de Noguera se encuentra situada en el antiguo cementerio civil, un
desolado y diminuto recinto destinado al entierro de los niños muertos
sin bautizar, de los suicidas, etc.

Al terminar la guerra todos los vecinos que habían partido hacia zona republicana, al regresar al pueblo, eran brutalmente apaleados en el depósito habilitado como cárcel del pueblo, al parecer por los mismos falangistas del pueblo.

Dos de estos torturas concluyeron con el asesinato por ahorcamiento de dos de esos vecinos partidarios de la República:

Ricardo Rueda Giménez

Félix Hervás Alonso

Supuestamente ambos habrían cometido suicidio, pero en el pueblo fue
vox populi -y aún lo es- que los dos fueron ahorcados por sus torturadores con sus propios cinturones.

Ambos fueron enterrados en suelo no sagrado, y constan oficialmente como suicidados.

El cementerio viejo, incluido ese recinto civil, se encuentran lamentablemente abandonados.


Otros dos vecinos del pueblo:

Lorenzo Serón Marín

José Rueda Lozano,

fueron encarcelados y murieron directa o indirectamente a causa de los malos tratos.

No constan como asesinados en ninguna relación de víctimas, pero así es como pueden considerarse a todos los efectos y así es como los han considerado siempre sus familiares directos.

Coordenadas UTM : X 0619623-Y 4479781

Pedro Serrano Parras, , fue asesinado en la Hoya del Royo, en el camino hacia Griegos.

Mapa de Fosas de Aragón (ARMHA 2007)

En el Término de Noguera hubo un pequeño grupo de huidos de distintos pueblos de alrededor (Bronchales, Guadalaviar, Frias, etc.) tras unos años escondiéndose en los montes perseguidos por la guardia civil, al mando del General Pizarro, algunos se unieron a organizaciones de maquis.

“Los maquis tenían el refugio en lo de Noguera, en el cerro que hay encima de la fuente denominado la Umbría del Merendero que hoy lleva el nombre de “Los Maquis”. Aquí se abastecían de agua.

Noguera de Albarracín

Muertos y represaliados

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *