‘Eva en los infiernos’ (Comuniter)

mercedesNoticiasLeave a Comment

Antonio Peiró: “Apenas hubo interés en saber quiénes eran las mujeres fusiladas”

Antonio Peiró Arroyo (Zaragoza, 1958) ‘Eva en los infienos. Mujeres asesinadas en Aragón durante la Guerra Civil y la posguerra’ (Comuniter. Zaragoza, 2018). Aborda los dos bandos: los rebeldes o sublevados, aliados con el general Franco, y los republicanos, vinculados al Gobierno legítimo.

-No se conoce el numero real de las mujeres que fueron asesinadas en Aragón en la Guerra Civil y la posguerraconocemos el número real. Se han localizado a 594 asesinadas por los rebeldes, y otras 187 que lo fueron por los republicanos, pero seguro que su número fue mayor, porque la información es incompleta y, a veces, contradictoria.

-La práctica totalidad de los asesinatos tuvieron lugar “en caliente”, durante la guerra, muchos de ellos en los primeros meses. Después de acabada la guerra su número fue muy reducido: menos del 3% de las asesinadas por los rebeldes.

-En general, podemos hablar de tres tipos de asesinatos. El primero es el de las “mujeres de acción”, que habían participado en acciones armadas, habían sido encarceladas antes de la guerra por estos hechos, habían participado en asesinatos o protagonizado intentos de fuga. Eran consideradas muy peligrosas.

El segundo grupo es el de las “activistas”, que formaba parte activa de organizaciones políticas o sindicales, intervenían en actos públicos, organizaban manifestaciones o escribían en prensa. Eran consideradas aún más peligrosas que las anteriores, porque eran capaces de organizar la resistencia.

El último grupo es el de las “asesinadas por sustitución”, las que lo fueron cuando sus verdugos iban a buscar a sus padres, a sus hijos o a sus compañeros, y no los encontraban y se las llevaban a ellas. Entre las mujeres asesinadas por los republicanos están ausentes las del primer grupo, pero las activistas y las asesinadas por sustitución se encontraban en ambos grupos.

-En el caso de las asesinadas por los rebeldes, se concentraban en las principales ciudades (las tres capitales y Calatayud) y en Jaca (por su valor simbólico), pero también fueron muy numerosas en el Gállego, en las Cinco Villas y en la Ribera Alta del Ebro. Es decir, en las zonas de la retaguardia más cercana al frente, en el que cualquier protesta o levantamiento popular podía desestabilizarlo.

-En el campo militar, la presencia fue prácticamente nula. En la retaguardia sí que fueron muy importantes, tanto en el campo de los republicanos como en el de los rebeldes, donde la Sección Femenina puso en marcha el Auxilio de Invierno y se constituyó en una pieza fundamental del apoyo al nuevo régimen. Lo que más me ha llamado la atención ha sido el escaso interés que ha habido en saber quiénes eran estas mujeres, más allá de su nombre. Es sorprendente que, cuando el franquismo puso en marcha la “Causa general”, obtuvo testimonios de primera mano de muchos familiares, pero luego los funcionarios encargados de rellenar los resúmenes alteraron completamente la información: les sumaron años, inventaron o cambiaron las afiliaciones políticas y sindicales, y redujeron su actividad a “sus labores”, cuando una parte significativa de ellas tenía una profesión. Si esto ocurrió con las mujeres que se supone que apoyaban el “Alzamiento”, las otras simplemente fueron ignoradas.

-Una de las biografías que he reconstruido es la de Selina Casas, todavía recordada por los anarquistas españoles 20 años después de su muerte. Era madre de una niña que fue dada en adopción. Muchos años después, su hijo pudo reconstruir su historia y saber quiénes eran sus verdaderos abuelos.

Extracto de la entrevista a Antonio Peiro del www.heraldo.es

http://www.eldiario.es

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *