Cambriles

mercedesBibliotecaLeave a Comment

Hasta la “liberación” del Aragón rojo por las tropas nacionales en 1938, la cueva de Cambriles sirvió de refugio a más de cien hombres que la utilizaron como plataforma desde la que alcanzar la zona nacional. Para ello se constituyeron en sociedad secreta, implantaron normas, levantaron actas de sus decisiones y administraron férreamente la ayuda exterior. La crónica de aquellos hechos ya sólo vivía en las mentes de sus ancianos protagonistas. Su lógico fin hubiera sido el olvido, la inexistencia, la nada. No fue la suerte sino la dedicación literaria a un territorio la que llevó al escritor José Gimenez Corbatón a arrojarse con las uñas del conocimiento sobre el “mito” de Cambriles. Por fortuna llegó a tiempo de evitar la ruina inminente.

La viscosa humedad de las paredes de la cueva, el ambiente opresivo en que consumieron sus días aquellos robinsones, contrasta vivamente con la luminosidad de las imágenes con que el fotógrafo Pedro Pérez Esteban ha sabido retratar la hermosa aspereza de la sierra. El historiador José Luís Ledesma ha prologado el libro suministrando las claves para entender una historia que hoy nos parece desmesurada y absurda. Gimenez Corbatón ha aportado su experiencia como cronista casi oficial del ocaso del viejo mundo de los masoveros y los caminos de herradura. Cambriles es un libro decididamente hermoso cuya principal virtud es no contener respuestas. Al terminar las palabras, se enciende el motor de la imaginación en la mente del lector y el misterio de la cueva cobra vida reclamando, a gritos, una novela.

D1-C1

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *