Mores (Exhumación-Dignificación)

mercedesComunidad de Calatayud, ExhumacionesLeave a Comment

Cerrando un circulo.   “Rescatado del Olvido”

Desde este pasado domingo 10 de abril hay un desaparecido menos en Aragón.

Francisco Vicente de Vera Casamayor “El Quico”, fue rescatado de la tumba en que sus asesinos lo metieron a patadas.

El pasado año Kike se puso en contacto con nuestra asociación ya que en el transcurso de sus investigaciones sobre la represión en la Comarca del Aranda, los familiares de “El Quico” le manifestaron su deseo de encontrar los restos de su tío.

A partir de ese momento ARMHA comenzó el largo proceso que culminó este domingo pasado.

Después de preparar el informe se solicitó una subvención al Ministerio de Presidencia del Gobierno de España que nos fue concedida, y comenzamos los largos trámites y las peticiones de permisos que exige el Gobierno de Aragón para autorizar en nuestra comunidad las exhumaciones.

La petición de los familiares, la solicitud al ayuntamiento de Mores, ya que en un principio las noticias que nos facilitaron indicaban que el cuerpo estaba en terreno municipal. Pero trasladados allí comprobamos que debía hallarse en un terrero cercano de propiedad privada, desde aquí agradecemos al propietario del terreno, así como al ayuntamiento de Mores su colaboración al no poner ningún tipo de impedimento para realizar la exhumación.

Para el informe arqueológico hemos contado con Belén Gimeno Martínez, Arqueóloga y especialista en Antropología.

Y después de tanto papeleo y permisos este fin de semana un grupo de voluntarios nos trasladamos a Mores.

En el año 36 después de estar un tiempo escondido, “El Quico”, cogió el tren en la estación de Mores para intentar huir a Francia, pero el encargado de la estación dio aviso y en el siguiente apeadero fue detenido, interrogado y asesinado.

Aunque los trabajos del sábado fueron decepcionantes, ya que donde indicaban los testimonios y el georadar, no se encontró nada.  El domingo a última hora y apurando todas las opciones posibles lo encontramos.  La emoción de sus tres sobrinos, Antonio, Melchora y Jesús, así como la de todos que ahí estábamos no se puede describir, hay que estar ahí para vivirla y sentirla.

Posteriormente el estudio forense confirmo su identidad, y el 15 de mayo se prodeció a su inhumación en el cementerio de Illueca, previamente se colocó un monolito en el lugar donde  estuvo olvidado durante más de 80 años.

Y ENTONCES SI SE HABRA CERRADO LA HERIDA.

15 de mayo de 2011                                                                         

Mercedes Sánchez

 A.R.M.H.A.

Informe Arqueológico de la exhumación

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *