Libertad de expresión

mercedesNoticias, Publicaciones y Artículos1 Comment

La verdad es que se cansa uno de tanto falso debate sobre la consideración como delito o no de la exaltación del franquismo.

Cierta izquierda no es partidaria, lo que puede resultar paradójico.

La derecha esta vez está de acuerdo con la crítica y se pone al frente de la manifestación por la libertad de expresión.

Pero centremos el problema, primero los antecedentes: tenemos una Ley de Amnistía que es una auténtica Ley  de Punto Final vigente.

Nunca se condenó el franquismo en sede parlamentaria.

Jamás se realizó una Comisión de la Verdad.

Las víctimas del franquismo no encuentran ningún apoyo en la Justicia del Estado español.

La Transición, nada ejemplar ni pacífica por cierto, también está protegida por el pacto no escrito de impunidad de franquistas y herederos del Régimen.

Estás carencias propician debates como éste, que deberían estar superados hace tantos años como Franco debió dejar de estar en el Valle de los Caídos.

En segundo lugar, el “franquismo sociológico” que debería haber sido combatido por la democracia desde sus propios albores, impera aún por doquier.

¿Cómo extrañarnos entonces de que, en un país en el que te pueden encerrar por blasfemar o por ofender al rey y a los símbolos patrios o a las víctimas del terrorismo, hacer esto mismo contra las otras víctimas ,las del franquismo, salga gratis?.

Démosles Justicia, como nos exigen las instancias democráticas internacionales.

Equiparemos a TODAS las víctimas de violencia en nuestro país.

Eliminemos TODOS los delitos de opinión, no solo éste, que entiendo que también debería serlo.

Por último, se hacen las cosas mal y sobre todo, tarde.

La irrupción de partidos de extrema derecha se debe, en gran parte, a esa terrible e injustificable dejación pedagógica de la democracia española con respecto al franquismo.

Cuando se esconde la basura debajo de la alfombra, antes o después, se acaba manchando toda la casa.

Resolvamos lo más importante y el camino quedará expedito para una mejor convivencia, eso nos conviene a todos.

Las falsas polémicas como está pasarían a ser irrelevantes

Enrique Gómez

Presidente de ARMHA

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One Comment on “Libertad de expresión”

  1. Hola por aquí, amiguito.

    Estoy de acuerdo en que la democracia debió hacer la pedagogía necesaria para que este “debate” no se dé. Para eso, los poderes políticos jamás debieron aprobar la Ley de Amnistía del 77. O al menos, en las 3 legislaturas en que Felipe González tuvo mayoría absoluta -4, si sumamos la de Zapatero-, haber tenido la suficiente voluntad política para echarla abajo y promover el necesario enjuiciamiento de todos los responsables del terrorismo de Estado durante la dictadura franquista. Me conozco perfectamente lo que significa voltear una ley de Punto Final, otra de Obediencia Debida, y encima promoverlo siendo un gobierno en minoría (mi recuerdo y agradecimiento eternos a Néstor Kirchner).

    En lo que no estoy de acuerdo es en equiparar la exaltación del franquismo con la exaltación de la democracia. Tranquilo, sé conscientemente que no has escrito eso. Pero si dices “Eliminemos TODOS los delitos de opinión”, puede parecer que estés presuponiendo que todos los actos, dichos y hechos que hoy están considerados como delito en la Ley Mordaza (y la “democracia” está juzgando por ella a ciudadanos libres por realizar “apología” de los mismos), son equiparables a la exaltación de símbolos, arengas, o los hechos aberrantes cometidos por la dictadura franquista.

    Lo que me ha parecido estos días, es que hay un sector del bloque de las izquierdas, que quiso deliberadamente incluir este falso e innecesario debate en el orden del día mediático, para diferenciarse con semejantes matices de lo anunciado por el gobierno de coalición, pretendiendo así limpiar las heridas producidas por aquellos que no supieron ejercer esa pedagogía democrática tan necesaria.

    Cuando te declaran la guerra, no te puedes quedar al margen y plantear tu “equidistancia” de los hechos, por más decenios que hayan sucedido desde entonces.

    Quien lo haga, habrá decidido posicionarse del lado del manto de silencio, y seguir manteniendo olvidadas y bien olvidadas a las decenas de miles de víctimas de la dictadura.

    Besos y abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *