Vestigios de la Guerra Civil en Castejón del Puente y Selgua

mercedesActividades, Cinca Medio, Noticias, Somontano de Barbastro3 Comments

Hoy hemos participado en la visita a los vestigios de la guerra civil de las poblaciones de Castejón del Puente y Selgua, organizadas por la Asociación La Bolsa de Bielsa.

Agradecer a Ramón de Castejón del Puente por su amabilidad y atención en un domingo. Y a Arnal jovenzano de 82 años que nos conto como de pequeño jugaba por los edificios que había albergado a los soldados republicanos del próximo aerodromo de Castejón del Puente.

Fotografías: Mercedes Sánchez, utilizables indicando la autoría

La visita a comenzado en el Centro de Interpretación “La Malena” en Castejón del Puente. en este centro hay un pequeño apartado dedicado al aeródromo que existió en esa localidad, con maquetas de los cazas que alli operaron, chatos, moscas y natachas.

En el tozal de las aguaderas, se encuentra en su cima un conjunto de trincheras. Este tozal debe su nombre a las zanjas excavadas que distribuían  el agua de lluvia recogida en una balsa.

Puesto defensivo y de vigilancia, erigidas por el ejército republicano para el control de la carretera, del río y del llano, y en particular del aeródromo

El edificio conocido por EL CONTROL, un edificio de tres plantas de ladrillo rojo, hoy en día lleno de suciedad, abandonado y en franco deterioro.

Puesto de vigilancia y vivienda de los soldados republicanos encargados del control del aeródromo de la localidad. El aeródromo no fue localizado por la aviación franquista. Dos lomas con un recorrido circular, bunkers, abrigos, nidos de ametralladoras, y trincheras.

Uno de los antiguos polvorines, ahora en manos privadas y reutilizado desde donde se contempla el cerro del Tozal de las aguaderas.

Seguimos buscando donde se ubicó el aeródromo, ahora convertido en campos de cultivos, a su lado un aljibe tapado con unas losas de cemento y al otro lado de la carretera, un refugio, ahora tapado,  lo que queda de la nave que albergó el alojamiento de la tropa destinada al aeródromo, esta zona también esta en manos privadas,  el propietario de dicho terreno,   nos explica de primera mano como estaban distribuidos los espacios donde el jugaba de pequeño. En la pared de la nave quedan las marcas de lo que fueron duchas, unos azulejos señalan el lugar donde se encontraba el botiquin, a su lado la puerta donde se encerraba la ambulancia.

Nuestra última parada sera en las trincheras de Selgua, recientemente rehabilitadas.

Discurre entre la ermita de San Salvador y el barranco de La Clamor, en el cruce con la carretera A-1223 que sube de Selgua a Berbegal (las construcciones protegían la vía que viene de Sariñena y Huesca).

Encontramos un aljibe, con unas curiosas canalizaciones excavadas en la roca. Trincheras polvorines, refugios y nidos de ametralladoras.

Acabamos con las fotificaciones del Barranco de la Clamor  dos nidos dobles de ametralladoras y una extensa línea de trincheras, con numerosos refugios y polvorines.

 

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

3 Comentarios en “Vestigios de la Guerra Civil en Castejón del Puente y Selgua”

  1. Es una maravilla poder reconstruir un lugar de lucha del ejercito republicano y que deberia ser rehabilitado por las instituciones publicas y que fueran visitadas por mucha mas gente, colegios, escuelas, universidades y a toda la población en general.

    1. Poco a poco se van poniendo en valor estos lugares de memoria, podemos congratularnos que la Ley de Memoria Democratica de Aragón reconoce estos lugares como se ha hecho en otros lugares del mundo, para poner en valor su memoria y poder contrarrestar este repunto fascista que se esta dando en todo el mundo.
      Hay que agradecer a las instituciones, ayuntamientos y comarcas por su implicación para la recuperación de estos enclaves.
      Estad pendientes a la web, en breve iremos colgando todas estas iniciativas, los vestigios ya recuperados y aquellos que todavía estan perdidos en nuestra geografía, y os invitamos a que si localizais alguno nos lo remitais

  2. Un estupendo reportaje y unas narraciones que hay que salvaguardar para la posteridad. Muchas gracias por la labor impagable que hacéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *