La Cárcel de Predicadores

mercedesNoticias4 Comments

A la cárcel de Predicadores más de 500 mujeres y alrededor de 50 niños fueron trasladados desde la Cárcel de Torrero en Zaragoza a la de Predicadores.

La cárcel de Predicadores estaba en la calle del mismo nombre. A día de hoy solo queda la fachada.

Ahora hay un colegio. El colegio Santo Domingo

En 1939 ante la masificación de la cárcel de Torrero se decide trasladar a las mujeres y los niños a Predicadores.

El 6 de abril de 1939 fueron trasladadas más de 500 mujeres y alrededor de 50 niños a unas instalaciones con capacidad para 140 reclusas. Ha sido considerada como una de las cárceles de mujeres más duras, calificada de ” un verdadero infierno” se cerró en 1955.

“Dormíamos sobre colchones, y nunca había menos de tres personas en uno de ellos. Las presas vestían harapos y no había calefacción. El caserón era un lugar frío y húmedo fuera invierno o verano”,

“Sarna, piojos, insultos y habas de las que se daba a los animales, ” ese era el menú al que se enfrentaban a diario. Misa y catequesis para redimir a las “sin Dios”y la incertidumbre de no saber qué día las reclusas saldrían en libertad o peor aún, de camino al piquete de ejecución y a una fosa sin nombre.

Eso lo sabe bien Rosa María Aragüés Estragüés. Autora de una tesis que versa sobre la represión franquista sobre las mujeres, las presas políticas,  en la cárcel de Predicadores en Zaragoza. y del libro “Las rojas y sus hijos, víctimas de la legislación franquista. El caso de la cárcel de Predicadores (1939-1945)”

Este sábado día 6 de abril a las 12 de la mañana, se les rendirá un homenaje a esas mujeres invisibles que desde 1939 a 1955 sobrevivieron en una de la peores cárceles de mujeres de la posguerra.

No las olvidemos y no las olvidarán

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

4 Comentarios en “La Cárcel de Predicadores”

  1. Un homenaje pendiente y necesario. Pero, por humanidad, tampoco olvidemos a las presas de la “democracia”. Salud y abolición de todas las cárceles.

  2. Eran tratadas como verdaderas bestias sin poder tener un mínimo de intimidad Despojadas de toda dignidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *